diciembre 01, 2006

TIC

La inmensidad de
un segundo
me ha comido las

uñas

los parpados me
pesan


las historias se
desvelan en
habitaciones
polvorientas



la inmensidad de
un segundo

se topa con mi
neurona

atrangantándose
con mi debilidad

ésta


tan propia del
ser humano


que me devora.


Perla JM